sábado, 7 de octubre de 2006

Cuando ruge la marabunta

Parece que se lo están pensando mucho.
Me refiero a la agrupación socialista de Alicante y a su grupo municipal. Y hablo de la posición que tendrán que tomar, más pronto o mas tarde sobre la acción de la remodelación del Rico Pérez y la supuesta recalificación del terreno, necesaria para poder edificar esa torre de donde se sacará el dinero y el beneficio para tan magnifica obra.
Y a mi me parece que puede estar bastante clara la definición de la oposición. En primer lugar, y sin olvidar que representan a muchos votos de izquierda, es respetar aquel acuerdo al que llegaron el no amigo Ortiz, y el no alcalde Alperi. Que se basaba en dos puntos importantes, remodelación del estadio, y no recalificación de los terrenos para uso y disfrute de otra cosa que no fuera exclusivamente suelo deportivo.
Así pues, respetando aquel trato entre supuestos caballeros, el grupo municipal de la oposición debería estar de acuerdo en la reestructuración y modernización del estadio de nuestro equipo principal de fútbol y en contra de la recalcificación de terrenos a gusto del consumidor o la promotora y en contra de los intereses del pequeño comercio, o del ciudadano de a pie. Sobre todo por una razón principal.
Ya es desgracia haber privatizado el campo del Hércules, pero si encima se le vende a una sociedad porque el Hércules debe sus impuestos al Ayuntamiento, es demencial. Prueben ustedes a deber algún impuesto y verán como les levantan hasta los azulejos del baño de su casa. Pero el Hércules, versus Ortiz, es intocable.
El partido Socialista debe tener en cuenta la honradez de los proyectos que apoya, la moral en que se basan y sobre todo, la repercusión en el bienestar social de toda la ciudadanía. A ver si vamos marcando la línea que nos diferencia ante los alicantinos.

No hay comentarios: