sábado, 7 de octubre de 2006

El miedo a la nueva asignatura

Me veo en la obligación moral de aclarar algunos conceptos manipuladores. Aclarar que las religiones nunca son laicas. Que el laicismo significa la separación de las religiones y el Estado. Que el día que este estado o cualquier otro sea laico, nos irán mucho mejor las cosas. Nuestra LOE no esta influenciada por el laborismo anglosajón sino por la Institución Libre de Enseñanza. Organismo de principios netamente morales, con una ideología laica y humanista, una educación libre de dogmas.
Como todavía nos regimos por antiguos tratados pueden estar tranquilos que la asignatura de religión católica no va a desaparecer de las escuelas privadas, ni de las concertadas ni como optativa de las públicas. Pero que el mejor sitio donde se debería impartir sería en sus lugares de culto. ¿Que mejor sitio para enseñar la fe a sus fieles que allí, con personas preparadas y que profesan la misma fe?. En todo caso, lo que deberían hacer los colegios concertados, subvencionados por este estado rojillo, es tener el mismo porcentaje de inmigrantes por ley que cualquier escuela publica.
Todos somos libres de elegir la educación de nuestros hijos, por eso existen las diferentes escuelas de diferente índole en nuestro país. Lo que tenga que comentar B. XVI será significativo para los católicos, pero no tiene porque serlo para el resto de la población y más en un estado democrático y con libertad de elección de religión. Hagan el favor de no tensar la goma mas de lo necesario que un día les dará en las narices. No manipulen a los padres ni a los niños. La nueva asignatura no va a suplantar a ninguna. Va a ser complementaria. No restará ningún valor a la religión, pero aportará al niño saberes y conocimientos sociales. Por ejemplo, el respeto a la decisión de creer o no creer.

No hay comentarios: