martes, 7 de noviembre de 2006

La libertad educativa según la Iglesia

Los comentarios del Arzobispo de Málaga los podrirá contestar de muchas formas. Pero simplemente dándole la vuelta al asunto se le puede quitar las razones que tiene para opinar sobre la nueva asignatura.
La verdadera invasión de un derecho fundamental de los padres podríamos decir que es la que la Iglesia de toda la vida ha ejercido con nuestras familias. Como bien dice, cuando la vida te da la responsabilidad de educar, no se puede renunciar a ella, y eso es lo que el Ministerio de Educación va a poner en marcha, que es su obligación.
La cosa es que en el lugar donde nos encontramos nos hemos dado cuenta que no se ha conseguido esa meta, y se intenta solucionar educando en valores. Su petición de objeción de conciencia y desobediencia civil me parecen de juzgado de guardia. Parece ser que el Arzobispo se ha extrapolado con sus opiniones metiéndose en un lugar donde no tiene cabida. La educación en las escuelas. Está al final actuando como aquellos jueces que se niegan a casar a homosexuales o mejor dicho a llevar a buen termino una ley aprobada por mayoría.
Y en este caso estamos igual, la iglesia en sus lugares de culto podrá hablar de lo que corresponde, pero incitar a la desobediencia de las leyes de la democracia me parece un acto poco respetuoso para con los ciudadanos. Y ahora que recuerdo, no la oí nunca predicar la objeción de conciencia en referencia a la guerra de Irak del mismo modo que hace ahora con la asignatura. Y si se hubieran molestado en leerla verían que no hace otra cosa que educar en valores que no están tan lejos de esta religión impuesta durante tantos siglos en este país.
Me parece poco responsable hacer estas declaraciones en un ámbito de escuela privada (concertada mas bien) porque esas escuelas las pagamos todos.

No hay comentarios: