martes, 7 de noviembre de 2006

Religión si, Educación para la Ciudadania no.

Pediría a los padres católicos que dieran una oportunidad a la asignatura que el Ministerio de Educación junto con otros organismos, como la Liga para la Educacion y la Cultura Popular, ha preparado.
Esta asignatura no ha venido caída del cielo, en efecto, Dios no la ha dictado a ningún político, ni nadie ha bajado con las normas desde un monte colmado de honores.
Viene fruto del comportamiento que desde hace algún tiempo, esta teniendo nuestra juventud y nuestros niños. Esa falta de valores, esa mal educación continua, ese no conformar ni respetar a nada ni a nadie que no sea ellos mismos. Un completo egoismo que no hay que olvidar al que hemos contribuido todos los padres queramos o no queramos.
Y pido la oportunidad, porque esos niños y jóvenes hoy son así, porque ni sus padres ni sus entornos hemos favorecido su educación en otros valores y porque todo nos ha parecido bueno si el niño o la niña lo querían.
Pediría a los padres católicos que respeten estas decisiones, como hemos respetado los padres ateos y agnósticos el tener en nuestras escuelas publicas dos horas semanales de religión. Donde hemos soportado que a nuestros hijos de primaria se les sacara de clase en un acto discriminatorio en una asignatura que no corresponde a la escuela publica impartirla.
Y aun asi, y visto lo visto,se supone que con los valores religiosos, nuestros hijos y nuestros jóvenes no han sabido orientarse, a la vista de cómo va todo y hoy tienen unos valores tan precarios que incluso ven divertido pegar a un profesor y grabarlo en un móvil., ven divertido insultar a un mayor si les recrimina su comportamiento, y es mas, si se lo piensan dos veces aun le dan un tortazo.
Podríamos comprobar con la asignatura de Educación para la Ciudadanía si con ella mejora la xenofobia, el racismo, la discriminación, su comportamiento en la sociedad.
Denle la oportunidad a lo que la religión no ha podido hacer en las escuelas, a enseñar los derechos y las obligaciones como ciudadano que en realidad es con lo que vivimos, en la ciudad, con los amigos y con las demás personas. A saber rellenar un impreso, a saber para que se hace la declaracion de la renta, a saber cosas que luego, cuando las necesitemos no sepamos nada sobre ellas.A enseñar que no todo es el botellon, y que si se hace alguno, luego se tiene que dejar limpio el lugar donde se reunieron. Que reunirse no es malo, ni mucho menos, que lo malo es ser un maleducado y un egoista.
Y luego, ya se ocupan ustedes en sus iglesias y en sus familias de educarles en los valores cristianos, que si se hubieran molestado en mirar alguno de los temas a tratar de la nueva asignatura, no solo las bodas homosexuales y los diferentes tipos de familia que existen, verían que no están tan lejos.
Que no hay mas ciego, como dice la propia Biblia, que el que no quiere ver.

1 comentario:

Ester dijo...

Un saludo Ravi, te mando mi apoyo para que sigas escribiendo.

Gracias