domingo, 7 de enero de 2007

Lo mejorcito de Cañizares

Es muy significativo que el cardenal de Toledo entienda a la nueva asignatura “Educación para la ciudadanía” como algo terriblemente malo y que además de lo que significan sus contenidos desfigure la verdad del hombre. Y yo le preguntaría a ese señor con esa sabiduría que le caracteriza ¿cual es la verdad del hombre? Porque sería una tontería preguntarle por la de la mujer, ya que tenemos mas claro que el agua que para la Iglesia la mujer no tiene ni verdad ni mentira, solo es transmisora, unas veces de pecado por obra y otras por omisión. ¿Cual es la verdadera verdad del hombre? Porque yo siempre he pensado que seria la libertad de conciencia, la libertad de elección y no parece que sea así para esa Iglesia tan aferrada a los viejos usos y costumbres y que tanto gusta a esa parte de la derechona de este país. En este momento de cambios en nuestra sociedad, la combinación de diferentes nacionalidades, ciudadanos de otros países, culturas y colores se pretende convivir los unos con los otros, que es lo natural entre seres humanos y la mejor forma de hacerlo es con la educación en valores positivos. La educación entre los niños diferentes para que no se sientan como tales. Educando en lo que significa ser ciudadanos, sus derechos y sus obligaciones, en la convivencia, y el Estado es el responsable de impartir la Educación a toda la población. Y todo esto acabará el día en que este gobierno se enfrente a la verdad del hombre y esa no es otra que la separación del estado y la religión para favorecer la libertad de conciencia. No se entienda esto como restricción de la libertad, al contrario, la favorecerá. Es la lucha de la Iglesia Católica por no perder su liderazgo, porque la realidad es que le queda la tradición pero no la creencia en sus dictados.

LA PLATAFORMA DE INICIATIVAS CIUDADANAS

¿Que es la Plataforma de Iniciativas Ciudadanas de Alicante?

La Plataforma de Iniciativas Ciudadanas (P.I.C.) surge como una evolución natural de la Plataforma contra el Plan Rabassa (P.C.P.R.) y está integrada por personas individuales que pueden actuar en nombre propio o representar a colectivos sociales, sindicales, ecologistas, etc.Esta plataforma goza de plena independencia, no estando sometida a relación privilegiada alguna con ningún partido político.

El desencadenante de este proyecto ciudadano fue el rechazo al Plan Rabassa, paradigma máximo de una deriva urbanística únicamente atenta al beneficio privado pero ciega a los intereses colectivos, frente al que ha surgido un potente movimiento de contestación crítica de la población, alarmada frente al evidente declive urbano que se manifiesta en la destrucción del tejido urbanístico, el incremento de las desigualdades sociales y la decadencia de una política local democrática y transparente, sin modelo económico de futuro. Esta repulsa colectiva cristalizó en la presentación, por un grupo de ciudadanos, de un Manifiesto por la dignidad de Alicante, al que siguió la constitución de la P.C.P.R. ahora convertida en P.I.C. con el fin de ampliar su campo de actuación a otros fenómenos urbanos.

De esta manera, y manteniendo como principal compromiso la oposición al Plan Rabassa, la nueva Plataforma se propone:-Ejercer una crítica permanente al modelo actual de crecimiento urbano alicantino, tanto en su forma como en sus efectos sociológicos, económicos y culturales.-Efectuar propuestas a instituciones y colectivos ciudadanos.-Promover el conocimiento social en materias que se presentan como técnicamente complejas.-Mantener las señas de identidad definidas en la actuación contra el Plan Rabassa, en cuanto al rigor en los estudios y críticas, independencia en las opiniones, transparencia en acuerdos y propuestas, apertura a la colaboración con todo tipo de entidades coincidentes con sus planteamientos y austeridad en los medios empleados y estructuras internas.-Invitar a incorporarse a la Plataforma a personas destacadas por sus opiniones, conocimientos o representatividad social.Consecuente con ello, la Plataforma establece un Código de Conducta que la compromete a:-Defender el debate permanente y público sobre el desarrollo urbano y sus efectos sociales, funcionando como un Observatorio de la realidad urbana.-Realizar campañas de información y movilización cuando se estime conveniente, actuando como un Polo Crítico.-Proponer iniciativas e ideas para el mejor desarrollo de la Ciudad.-Difundir sus propuestas razonadamente, ejerciendo una función de Pedagogía Social.-Ubicar su acción en un marco territorial más amplio que el de la ciudad, abarcando la realidad comarcal que incide en ella.

La Plataforma actuará en los temas que afecten al modelo de desarrollo urbano y sus efectos sociales, así como a las repercusiones del urbanismo sobre el territorio y la sostenibilidad del modelo y sus implicaciones medioambientales, eficacia de los servicios públicos, políticas de igualdad y solidaridad, integración de los inmigrantes, defensa del medio ambiente, preservación del patrimonio histórico y cultural y demás cuestiones relacionadas con la economía alicantina, modernización de la cultura, democracia local y participación ciudadana y cuestiones relativas a la ética exigible a las instituciones públicas y representantes polìticos.

lunes, 1 de enero de 2007

El terror de dejar de ser.

Que difícil es mantener la ética y la coherencia en algunos casos. Es difícil sobre todo en política o cuando se juega a ser político. El espejismo de creer que está en tus manos un poder sobre los demás hace que ese resabor agridulce enganche. Esto es lo que ocurre en el ámbito político. Gente que supongo empezó por ideales, que tiene “su” idea sobre lo que es y lo que se tiene que hacer en política, cuando llegan tiempos de cambios lo pasa mal. Y lo pasa mal porque las cosas no son como uno creía, porque se había formado una idea basada en sus suposiciones y en sus creencias, pero luego se enfrenta a la realidad que ha sido decidida y concebida en reuniones y en salones en los que no se encontraba.
Aquí empieza su inquietud y su ansiedad. A querer estar y ser en todas las reuniones y en todas las cuestiones, para que no se le escape nada, para que no se tomen decisiones sin poder dar su opinión, y sobre todo, porque es mas cómodo ocupar un puesto en el partido con sueldo, que trabajar en la calle o para una empresa. Y es el momento en le que se vuelve loco el pensamiento solo de imaginar que puede que quede fuera de una lista, que su puesto de trabajo asignado a dedo se lo den a otra persona, que de un giro la vida y se encuentre con que tiene que volver al lugar de donde salio.!Que bonito es saborear la miel! ¡Que bonito parecer sin ser! Ver como los pies se despegan del suelo, ver como la idea con la que se inicio el proceso se desvanece, comprobar como vas perdiendo credibilidad y los que te seguían se difuminan y van dejándote solo.
La teoría del partido político en estos momentos se va al carajo. Eso de trabajar para la sociedad en vez de para la necesidad individual, ya no tiene sentido. La mente trabaja sigilosamente en contubernios y en como demandar a los fieles devotos los votos prometidos. Si la ciudad necesita un cambio y en ello tengo que dejar a disposición del partido mi cargo, me entra el vértigo y me niego. Al parecer nadie cae en la cuenta, que los cargos que se han ocupado durante ciertos años tienen que rendir cuentas, y que las cuentas en estos casos son negativas, si no fuera de este modo nadie pondría en cuestión si se puede o no repetir.
La sabiduría popular es sabia por si misma. Los ciudadanos pueden hacerse los locos, pero no son tontos. Para ganar una alcaldía y además, gobernarla, hay que ser y que parecer. Trabajar, tolerar, ser honrado, tener los pies en la tierra y si hay que dejar un lugar a otro compañero o compañera, hay que ser partido.
Reconocer que se ha vivido durante un tiempo con la posibilidad de solucionar problemas a otros, de mejorar la ciudad, de hacer de un espacio un lugar mejor, me parece que en la vida de una persona tiene mucha importancia.
Si uno queda tranquilo de que se hizo todo lo que se pudo, estará relajado a la hora de la despedida.
Si lo que se quería era lo material, el parecer, el aparentar, tendrá la impresión que no ha terminado lo comenzado, entonces se removerá en su lugar como un animal sin consuelo. Y Asi estamos, con ansiedad, sin conciliar el sueño, maquinando como continuar sin merecerlo. O mereciéndolo pero sin que se llegue a esa decisión.
Porque se nos olvidó que Teruel también existe. Que hay vida después de la muerte, y que se ha tenido la oportunidad única entre muchos de disfrutar y trabajar en un cargo desde el que se sirve a la comunidad. Pasa el turno ahora a otros compañeros y compañeras, (pero eso hay que asimilarlo).