miércoles, 7 de marzo de 2007

Objetores Ciudadanos

Con toda mi buena fe y por pertenecer a una ONG que ha colaborado con el ministerio de Educación en la elaboración de la nueva asignatura,”Educacion para la ciudadanía” y que tiene por nombre: Liga Laica para la Educación y la Cultura Popular, asistí el sábado en la Sede de la Universidad de Alicante a una conferencia que aparentemente iba a tratar sobre ella.
Estaba presidida por Asunción Pagan, inspectora de educación y por Pilar Pozo Serrano, titular de la facultad de Derecho de la Universidad de Valencia.

Las señoras asistentes y los pocos caballeros me indicaban que no tenían nada que ver con los compañeros y compañeras que conforman la Liga Laica para la Educación y la Cultura Popular, a la que pertenezco ni con los profesores que colaboran con nosotros. Pero en fin, no quería tener prejuicios sobre algo que todavía no había escuchado.

Al principio todo parecía que iba por el buen camino, en realidad se iban dando datos sobre las razones por las que se había pensado en esta asignatura, el currículo oculto que conlleva, la estructura de la materia, y finalmente como afrontar la materia desde los centros escolares. Avanzando un poco en los pensamientos que aparentemente apoyaban dicha asignatura, empecé a tomar notas del tipo:”la formación en lo común es incompatible con cualquier opción particular” u otras del tipo:”España no es laica y con esta asignatura se está cuestionando la asignatura de Religión que en realidad es la encargada de dotar de valores a nuestros niños” o, “ la educación de los valores no corresponden a la escuela, si no a las familias y a sus diferentes opciones religiosas”, y todo esto dicho por una inspectora de educación.
Se acusaba de la concepción que desde el Gobierno se tenia de una escuela Laica y de cómo con esta asignatura excluía a todas las creencias religiosas. Y en efecto así es, esta asignatura no pretende crear dogma, si no reflexión y una reflexión libre de cargas impuestas por personas como nosotros.

Recomendó a los allí presentes, que esta asignatura, la cual en realidad no es necesaria, sea tratada de diferente modo según el centro escolar y el profesor que la imparta y el ideario del centro para así hacerla mas llevadera. Es mas, ya tranquilizó a la concurrencia con que este ideario convertido en asignatura tendría que se aprobado por el consejo escolar y que el profesor se vería obligado a potenciar la reflexión del alumno pero siempre basándose en las ideas del propio profesor. Que el objetivo con el que se ha conformado esta asignatura debía quedar dentro de los objetivos del centro (fueran los que fueran).

También como el profesor debería elegir los valores que conlleva el texto en función de lo que el quisiera potenciar o trabajar, y los otros, simplemente se obviasen. Como si esto estuviera en el deber profesional del educador. O sea, que si los quebrados considero que no están en mi forma de ver la vida, paso pagina y no los enseño a mis alumnos.
Así me fui dando cuenta por desgracia que si esto no lo remediamos en unos centros se dará correctamente y con su temario, que para eso se ha previsto, en el que realzo que lo que pretende es garantizar una cohesión social en vista la de crisis de valores que existen, y en otros en esta asignatura se enseñara a rezar el rosario.

La misma inspectora continuó diciendo que cada centro debe elegir la editorial que mas le “interese” para poder impartirla conforme el ideario del mismo, y que los “objetivos de la asignatura deben quedar dentro de los objetivos del Centro”. También recordó a los presentes que la Editorial SM que tanto gusta estaría presente para la concepción de esta asignatura.
Esta asignatura, siempre según Asunción Pagan, deberán concebirla como una visión unificada de varios temarios, como la ética, la religión la filosofía y las ciencias. Justamente lo contrario de lo que pretende esta asignatura, que es hacer reflexionar al alumno fuera de dogmatismos.
Los objetivos de esta asignatura, que califico de “preciosos” dijo no eran la realidad que se vivía en las aulas. Y por esa misma razón, se debía impartir en consonancia y coherencia con el ideario del profesor y del centro.

La nota final de esta asignatura debería valorarse como un conjunto de actitudes generales del alumno. Y ya remató la faena diciendo que si se actuaba así desde los centros y en consonancia con los profesores, no haría falta la Objeción de conciencia por parte de los padres.
Dos frases nos aparecieron en la pantalla del PP, perdón, del pps. En una aparecían las palabras:
Libertad-Justicia- Igualdad- Pluralismo Político
En la otra:
Verdad- Libertad- Justicia- Amor

La primera dicha en la Constitución española. La segunda dicha por el actual Papa. La comparación de dos frases sacadas de contexto solo para contentar y tranquilizar las conciencias de los asistentes fue algo que compararía con un juego sucio de palabras, ya que no hay comparación alguna en las dos partes de donde vienen.

Pero esto no fue nada comparado con lo que nos esperaba de boca de la titular de derecho internacional de la Universidad de Valencia. Aquello si que era inadmisible. La señora Pilar Pozo nos enseñó esta asignatura desde un marco jurídico. Nos explicó que estábamos en la obligación de no admitirla individualmente y no dejar el trabajo a los partidos políticos que estaban en sintonía con nuestras ideas ni dejarlo todo en manos de la poderosa Iglesia porque esto había que lucharlo familia por familia y porque la considera jurídicamente anticonstitucional.

Nos habló de los derechos de los padres a la libre elección de la enseñanza que deseamos para nuestros hijos, enfocándolo desde el punto de vista mínimo de esta asignatura, y dándole como buena jurista una vuelta totalmente distorsionada al artículo 27 de la Constitución.

También nos instruyó en el articulo 10 de la misma, en la que se habla de la interpretación basada en los tratados internacionales firmados por el estado, estaba hablando del tratado firmado con la iglesia. Del deplorable Tratado con el Concordato que por desgracia para la mayoría se volvió a ratificar su firma. Es mas, se atrevió a criticar la Constitución de la época de la Republica, donde según ella, no se garantizaba la libertad de elección porque solo se impartía el tipo de Escuela Única.
Pero fijaros si tenia idea educación, que cuando llego el momento de nombrar la LOE, que era lo que nos ocupaba, no sabia siquiera que significaban las siglas, cosa que le apunto amablemente la inspectora de educación. Aquello parecía sacado de la época de los fascistas, alentándose entre si para una protesta impuesta por el gobierno rojo.
La jurista se iba metiendo en su papel cada vez más, y le fue saliendo la vena de la derecha más radical y más separatista que existe en nuestro país. La vena eclesiástica mas pura fue envenenando el ambiente y parecía que todas aquellas señoras con tinte rubio PP y reloj de oro, llamadas Mari esto y Mari aquello iban a sacar de sus bolsos de Carlina Herrera unas banderas de esta España partida en dos y que debemos recuperar cuanto antes de manos del contubernio judeo-comunista-masónico.

Yo veía que ya no iba a aguantar más en aquel ambiente, me estaba poniendo enferma tanta trasgiversacion y tan mala fe pero aun así, el motivo por el que había acudido allí me hizo quedarme un poco más. Casi hasta llegar al vómito.
La siguiente frase fue”la Iglesia debe defender el derecho que tenemos los padres a la libertad en la educación de nuestros hijos” esto fue bastante afirmativo por parte de los asistentes a la conferencia.

Al grito de “la ideología laica se está apoderando de todos los ambientes de la educación” y añadiendo la tal profesora que en todas las leyes de la izquierda, como por ejemplo el aborto se esta haciendo un mal ejercicio de ellas, puesto que hoy en este país el aborto es libre, tuve que levantarme y marcharme, con un mal sabor de boca y una sensación de haber estado entre fascistas en un lugar donde yo entendía se defendía la libertad, pero no el libertinaje.
No quiero ni pensar que tipo de clases y que ideología impartirá esta titular ni que se esta forjando en ese departamento si es que imparte clases. Tampoco quiero imaginar en que ámbito se mueve particularmente ni que será lo que salga de su boca en otros lugares más privados, si lo que oí allí se atreve a decirlo en publico y ante personas que desconoce, además, de conocer que esta misma versión paranoica y casposa de la asignatura la ha hecho en Valencia y en Albacete.
La audiencia estaba mas que convencida y contenta de encontrar por fin alguien que desde aquel pulpito les hablara de sus mas escondidos sentimientos, y digo escondidos porque a mi me daría vergüenza tenerlos y encima que salieran por mi boca.

Me la imagine por un momento vestida de túnica blanca y morada (por estar en tiempo de Adviento) en una catedral y con multitud de oyentes, eso si, del tipo esposa, madre, mujer, con velo en cubriendo la cabeza y rosario en mano.

Su forma de vestir al principio me pareció progre, pero conforme iba avanzando la charla y la observe un poco mas me fui dando cuenta de algunos detalles. Cuello alto, toda de negro, sin apenas detalles femeninos, sin maquillaje, bolso de marca, le falto santiguarse para comenzar su elocución.

Y que en la sede de la Universidad de Alicante, tengamos que soportar a tal personaje diciendo que jamás, desde los partidos de la izquierda se han favorecido la libertad de elección sobre la educación de nuestros hijos me pareció lo mas alarmante.

No hay comentarios: