sábado, 7 de abril de 2007

¿Quien son ellos para matarnos?

Entramos en el cuarto mes del año y ya han muerto trece mujeres a manos de trece hombres. El problema viene al no resignarse el hombre a la toma libre de decisiones por parte de la mujer. No lo pueden soportar, se les va la cabeza, se drogan o sufren trastornos pero el final es el mismo. Ellas mueren y ellos lo prefieren así.
Prefieren verlas muertas antes de que vivan su vida o tomen otro camino que no sea el de servirles y ser sus esclavas. Esta escalada de terrorismo casero nadie sabe como pararla. Unos dicen que hay que denunciar mas, otros que hay que proteger mas a la mujer, que hay que endurecer las penas para dar escarmientos, que ellos deben reeducarse para no repetir, pero la realidad es que nadie tiene una solución realmente que funcione en este complejo problema.
Yo tampoco se si la tiene o no, pero si creo que se puede prevenir. La educación es primordial en estos casos. Educación tanto escolar como familiar o grupal. Se deben abordar estos problemas desde la infancia y la juventud. Que nuestros hijos entiendan que el hombre no lo es más si domina la situación y la mujer no lo es menos si no se somete a sus antojos y caprichos.
No hay que tener miedo en cortar relaciones por lo sano a la primera de cambio que se observan actitudes poco sanas. Y hay que pedir ayuda tanto a padres como a familiares si se tienen tales problemas con la ex pareja. De como tienen que actuar los hombres no voy a hablar. Llega un momento en el que se toma posición y yo prefiero hablar de los problemas de la mujer que está sometida, a los problemas freudianos y sicóticos de estos hombres que muchas veces enaltecen sus facultades en las barras de un bar y alentados por los amigotes.
Tenemos que aprender que somos iguales y no esclavas. Diferentes, SIDesiguales, NO

No hay comentarios: