domingo, 13 de abril de 2008

Camps, la fallera mayor de la Comunidad.

Me parece muy apropiado este símil de las fiestas de la Comunidad con la forma política de trabajar que tiene el Molt Honorable. Es la fallera mayor, pertenece a la falla del Palau y trabaja tal cual una comisión fallera.

Durante todo el año se encarga de hacer rifas, loterías, cenas, viajes a Madrid para recaudar fondos, para realizar un evento que tiene una duración de un día de gloria, y que le da nombre y sonoridad tanto a su reinado fallero como a la ciudad a la que pertenece su comisión.

Como reina mayor de las fiestas tiene dos damas de honor. Alperi y Fabra (no les llamo señores por coherencia con su comportamiento). Y como no podía faltar, una “cremaora major”; Rita Barberá, que se encarga de aplicar la llama donde es necesario para todo comienzo de fiesta, la mascletá.

Así hemos conseguido tener eventos grandiosos, de poca duración y que nos repercuten a los ciudadanos en nada, como: La visita del Papa; La copa de América, la Volvo Ocean, o la próxima competición de F1.

Mucho tiempo de preparación para quemarlo todo en un día. Y al día siguiente a la comunidad le queda solamente restos de lo quemado y una resaca de tres pares de narices que esta obligada a hacer frente la oposición, en este caso el PSPV. Pero de forment, ni un grá. Ni infraestructuras, ni mejoras para el ciudadano, ni para los servicios públicos, ni de transporte etc.

Para las necesidades de larga duración ni un duro ni un minuto de su tiempo. Por ejemplo para la ley de igualdad, la ley de dependencia, mejorar los tiempos en la justicia, cumplir las nuevas asignaturas de Educación. Para eso no tiene tiempo nuestra fallera mayor. Eso desluce y no va con la fiesta. Si algo sale mal la culpa la tiene la Junta Central Fallera de Madrid, que por más que aporta fondos a la comisión fallera nunca tiene suficiente por el mal uso que les da.

No hay comentarios: