domingo, 13 de abril de 2008

Por fin un Corte Inglés igualitario

La nueva decisión que toma el grandísimo El Corte Ingles en igualar el salario entre hombres y mujeres, aunque parezca ridícula es un paso muy importante sobre todo para sus trabajadoras.

Parece mentira que una empresa dirigida por dos mujeres hermanas modelo de empresarias sea una de las mayores en cuanto a discriminación por sexo y de las que menos derechos proporciona a sus empleadas.

Siendo el 62% de sus empleados mujeres, estas ocupan todo lo más un 22 % de jefaturas, podemos darnos cuenta de la discriminación que se vive laboralmente. Nada que ver con la que viven las dos empresarias. Pero es que las propias jefaturas son parte y tienen parte en esa empresa, y así es difícil defender derechos. Una empresa en la que no priman las aptitudes, si no las actitudes a la hora del ascenso y como no, la rentabilidad.

Cuando uno pasea por sus pasillos es ajeno a la política de empresa que se vive en esas cuatro paredes. El sindicato mayoritario nace de la propia empresa. Un sindicato amarillo limón. Las jefaturas pertenecen a dicho sindicato. El trabajador afiliado a otro sindicato está mal mirado. La solicitud de derechos que puedan estar reglados por ley en la mayoría de los casos son condicionados y al final el empleado desiste de disfrutarlos bajo amenaza de acoso laboral oculta en esa sonrisita que te propina el jefe del departamento.

Ni hablar del derecho a la huelga, ni de tantas cosas que una vez dejas de trabajar en ese espacio/secta compruebas que se podían disfrutar. A los trabajadores de esta empresa solo les queda esperar la difícil coherencia y diálogo del jefe de departamento. Es chocante que una de las mayores empresas con beneficios de este pais tenga tan explotados a sus trabajadores y mucho más a las mujeres de las que depende la propia empresa.

No hay comentarios: