domingo, 11 de mayo de 2008

Etelvina, la breve


Lo que todo el mundo suponía, ha ocurrido. Etelvina ha sido llamada desde el más allá y pese a haber negado tres veces que no abandonaría su responsabilidad de portavoz del grupo municipal y accedería a la alcaldía de Alicante, al final y como ella esperaba, ha sido elegida para otro puesto de mayor relevancia. O no. El rumor del río que agua lleva ha sido cierto. Un embarazo ha durado y sin parto alguno quedará en un simple acontecimiento que nos pudo llevar a ganar unas elecciones y que también como se preveía, no fue así. Unos lo esperaban con ansiedad, otros para retomar un camino que había sido interrumpido con su llegada, otros lo deseaban en silencio para una mejora personal. Pero todo vale, todos tienen su derecho a opinar, a pensar y a pedir que ocurra algo y cambien las cosas. Incluida la propia Etelvina. Desde el primer día, estoy convencida que sin malicia, ha marcado una línea que la “separaba” de los que se nombran “El Partido”. Si con ese hecho, con poner su oficina electoral separada de la Sede, rodearse de cuatro amigos que en vez de hablarle con claridad asentían a todo lo que ella quería, si con todo esto hubiera alcanzado la Alcaldía, todo el PSOE de Alicante hubiera tenido que envainársela. Pero por su carácter y poca empatia con los compañeros y compañeras además de deficiencias en saber formar grupos de trabajo y unir, al final no ha sabido ganarse la confianza. Así pues, ha durado lo que un mandato efímero que se olvidará con el tiempo y nada más. Se dijo que no trabajó en la campaña codo a codo con el aparato, y era cierto. Si le hubiera gustado mas oír las verdades del barquero que los lametazos de quienes lo único que querían era hablar de lo suyo, otro gallo le hubiera cantado. O no. Al final la breve ha sido ella y no Roque.

No hay comentarios: