lunes, 23 de junio de 2008

Los maravillosos 40 en la mujer

Quisiera agradecer a José Luís Ferri su artículo para mujeres maduras de más de cuarenta.

Me ha gustado mucho ver la descripción que hace de este tramo de la vida y de la transformación que se produce en la mujer. En realidad me siendo muy identificada en ciertos aspectos, aunque no gasto rojo brillante si no el 330 de Lancôme. A partir de esta edad ocurren cosas maravillosas y también nos suceden otras menos buenas, pero éstas las vamos llevando con dignidad. Es cierto que como consecuencia de vivir casi media vida la poca vergüenza que tuviste se va perdiendo paulatinamente, para bien o para mal.

Te encuentras con que ya no consientes que se te cuele nadie en las colas y vas poniendo hojas de reclamaciones donde consideras que no se están haciendo las cosas correctamente. Dices las cosas mas a la cara que lo hacías una década antes y tienes claro que aguantar amistades que no te aportan nada positivo no sirve de nada. Los músculos de los esfínteres se van aflojando. Si te ríes demasiado puedes llegar a sufrir una pérdida. ¡Con la de veces que reñí a mi madre por esta misma razón!. También ocurre que al encontrar amistades que no ves hace tiempo y preguntar como esta fulano o mengana te contesten: Ah, pero ¿no te has enterado? cada día me da mas miedo preguntar y enterarme de lo que le ocurre a las personas que conozco. Pero sobre todo, a esta edad, se conoce y utiliza la tecla “eliminar, cancelar o suprimir”, importantísima para tu tranquilidad espiritual.

Ya no hay nada que te quite el sueño, aprietas esa tecla y punto final. Un email que te inquieta y el resultado es la infelicidad ahora tiene solución. Eliminar. Un número de móvil de alguien que no sabes quien es: Suprimir. Así pues, estoy contigo, vivan los 40 y ojala escribamos a los 80.

No hay comentarios: