viernes, 18 de julio de 2008

Rebelión en las aulas

Muchos nos preguntamos si la razón por la que se impone en esta Comunidad Educación para la Ciudadanía en Inglés, es fruto de una verdadera preocupación por implantar una segunda lengua o fruto sencillamente de las creencias personales y la militancia del Conseller de Educación. La primera descarga contra Educación para la Ciudadanía consistió en difundir su ideología partidista en las aulas y manipular la conciencia de los niños por parte del Gobierno Socialista. Seguramente porque lo mas radical del PP y la cúpula de la Iglesia Católica saben muy bien lo que hay que hacer para asegurar la ortodoxia doctrinal en la enseñanza escolar.
Ellos han utilizado desde siempre las aulas para transmitir su doctrina, y lo practican desde hace siglos. Para ser profesor en la Edad Media hacia falta tener la venia docendi. Ahora los profesores de religión tienen que tener certificado de idoneidad; son propuestos por el obispo y el obispo puede retirarles la licencia como es bien sabido.
Los profesores que han de impartir Educación para la Ciudadanía son personal funcionario, inamovible por razón de ideología o creencia, protegidos por la libertad de cátedra, muy plural ideológicamente de hecho y saben que cada Departamento puede elegir libremente los libros de texto, fiel reflejo a su vez del pluralismo ideológico de la sociedad.
En el fondo lo que se rechaza es la laicidad de la asignatura, su exquisita neutralidad a los planteamientos religiosos, y por supuesto a cualquier fundamentación teológica de la moral y del sentido de la vida. En realidad a lo que esta llevando el Conseller es a una desobediencia civil y un conflicto llevado por ideales políticos partidistas y religiosos, todo lo contrario al sentir de la asignatura. Y lo que está ocultando a los padres que objetan es que todo aquel alumno o alumna que no curse dicha asignatura no obtendrá el titulo al final del ciclo .
¿Pensará que la Comunidad Valenciana es su feudo?

No hay comentarios: