sábado, 13 de septiembre de 2008

!Hombre al agua!


Nuestro orondo alcalde se nos va. ¿Donde? No lo sabe nadie.


Pero estoy segura que con lo inteligente que es, él si que lo sabe. Dice su compañera de oficio Rita Barberá que lo que le ocurre es que le duele la espalda. Pero eso no lo veo yo una razón para dimitir voluntariamente de un cargo tan lujoso y jugoso. A mi me duele todos los dias y no dejo de ir al trabajo.Igual con una dieta, su espalda hubiera mejorado.


Algo no esta muy claro en toda esta comedia, con lagrimas incluidas de alguna que otra concejal. No me creo yo que un lobo de mar como Alperi abandone su posición privilegiada dos días antes de recibir al propio Rey, hacerse la foto de rigor, inaugurar uno de sus proyectos y quedarse en un segundo plano. No me termina a mí de convencer que este lidiador de juzgados ahora de un paso hacia atrás por un dolor de espalda o por cansancio.


No me acabo de creer, con lo que hubiera disfrutado él retirándoles los sueldos a los concejales socialistas y lo que les hubiera hecho sufrir solo por no comer de su mano, que se deje esa satisfacción y se vaya a su casita. No me gusta la caca que hace el nene, sinceramente.


Creo que debe haber algo mucho mas gordo y grande que su yate para que este capitán de navío recoja velas y amarre su barco o peor, se lo regale a la niña de sus ojos. Mucho humo estoy viendo y no es blanco de fumata. Así que yo voy a esperar el desarrollo de los acontecimientos antes de despedirme del todo de los trece años de caciquismo de Alperi, no sea que tenga que despedirle en otro lugar que no sea la bocana del puerto. Tanto que se reía de Etelvina por ser una cobarde y abandonar a sus votantes y a los dos meses hace él lo mismo. Esto no me huele bien.

No hay comentarios: