domingo, 12 de octubre de 2008

Menuda alcaldesa tenemos

Estaba claro que Alperi tenia que dimitir. Y lo confirmo cuando leo día a día lo activa y decidida que es Sonia Castedo, nuestra actual alcaldesa.
Es que no podía ser de otro modo. Y no voy a usar el tópico típico de que sabe hacer dos cosas al mismo tiempo por ser mujer ¡Faltaría mas!. Pero está apareciendo un diamante en bruto que poco a poco y con ayuda de los alicantinos va a ir puliéndose hasta convertirse en una gema valiosísima del PP.
Te la puedes encontrar en una comida de empresarias, como en una reunión de la hogueras, con Trillo o al pie de una manifestación por la pérdida de trabajadores en nuestra ciudad. Una gran sindicalista en sus comentarios y una defensora de sus ciudadanos. No le cuesta prendas reconocer que no se puede estar plantando césped y asegura que vamos a tener (poco a poco) una ciudad preciosa que nada tendrá que envidiar a otras de su categoría. Guapa y bonita. Si de verdad es discípula de Alperi, su comienzo no se le parece en nada. Falta ver su final, claro.
De momento las regatas le gustan, los actos los disfruta, se le ve radiante y feliz. Esta recaudando fondos a pasos agigantados, incluso enviando a la policía local a realizar cobros para el departamento de Urbanismo, puerta a puerta. Como en los viejos tiempos. Se le atisba un halo de fe en las aportaciones a sus discursos cuando nombra la Biblia y es una activa feminista por su interés en eliminar las diferencias entre hombres y mujeres en todos los ámbitos. Preocupada por el medio ambiente, por la desigualdad, por la mejora de la humanidad.
Nos esta demostrando de hoy para mañana que sí que hace años que sobraba Alperi y que debía haber dejado paso a este rubí rojo hace tiempo. ¡Ahora si que vamos a disfrutar de esta ciudad como es debido! Bienvenida Miss Marsall.

No hay comentarios: