jueves, 2 de octubre de 2008

XI Congreso del PSPV


Quisiera aportar una visión diferente del Congreso del PSPV. Porque considero que han olvidado un hecho importante en la victoria de nuestro nuevo secretario general del PSPV, Jorge Alarte.
Se recalca que la victoria ha sido por un número pequeño de votos, unos veinte, pero se olvida una cosa que considero importante para todos los militantes. Jorge Alarte cumplió su palabra de no aliarse con ningún otro compañero candidato en este proceso. Nunca dijo que no se integrarían a todos los demás, pero siempre dijo que se apartaría de componendas y matrimonios solo con el fin de ganar. Y eso es lo que pretendieron los tres candidatos que llegaron hasta el final.


Y lo hicieron con premeditación, puesto que todos sabían y conocían que no conseguían tener un número suficiente de avales como para ganar. El último día, en el último minuto fueron capaces discursos tan diferentes como Ximo Puig, Romeu y Noguera de unir sus avales. Algo que considero de muy poco gusto y muy poco coherente con los militantes de base que les apoyaban. En esto esta la diferencia y la alegría de aquellos que desde un primer momento hemos apoyado la candidatura de Jorge Alarte.


Ha sido una victoria con poca diferencia, pero se la ha currado él solito de principio a fin. Conociendo a los militantes, aprendiendo sus nombres, conociendo las dificultades del entramado de cada agrupación. Desde abajo hacia arriba. Y cuando uno trabaja bien, cumple con sus compañeros, tiene un discurso que alegra y da fuerza, al militante del PSPV no hay quien lo pare. Y como colofón de una victoria trabajada, ha “integrado” en un 49% a compañeros y compañeras de la otra candidatura en los comités. Algo que no me imagino que hubiera ocurrido al revés. El cambio ha comenzado, o eso esperamos todos los que queremos que las cosas cambien.

1 comentario:

www.solocomerciales.es dijo...

Sinceramente creo que el Alarte es una esperanza, tal como lo ha hecho en su pueblo da esa impresion.... pero.... no se, eso de centrarse, de abandonar las siglas, me da la impresion que es mas gestor que socialista.