domingo, 23 de noviembre de 2008

!Hey Font de Mora, los que van a morir te saludan!


Es un acto muy parecido a los que se dieron en la represión franquista, en esta Comunidad Valenciana de ordeno y mando y que tan lejana está de los valores de libertad y de igualdad. Ahora va a pasar un inspector cual comisario político para comprobar que grado de sumisión tiene un director de Instituto. Para saber si persigue o no a sus profesores y para conocer si está llevando al pie de la letra la norma ridícula y esquizofrenica impuesta por Blackberry Fontain en la nueva asignatura. Como un control carcelario, llevará una lista con notas. Este participó un día en una manifestación, este gritó: ¡Font de Mora dimisión!


¿Les hablará del ideario político/cultural del PP?¿Les preguntará alguna oración o rezo para ver si se lo saben?, ¿Les hará cantar el cara al sol?


Entiendo que Blackberry Fontain está estirando la goma más de lo éticamente posible. Ahora está poniendo entre la espada y la pared no solo a directores o profesores, si no al cuerpo de inspectores educativos, que dudo mucho tengan ganas de llevar a cabo estas órdenes hitlerianas. Y bajo la amenaza de que si no saben una sola respuesta, si ese inspector y ese director no tienen buena sintonía ó si hay algún resquemor o diferencia política entre ambos, ya no podrá continuar con el cargo, duro y pesado de dirigir un Instituto.


Este Blackberry Fontain, se debe pensar que todo el monte es orégano. Que uno dirige una población estudiantil y organiza un grupo de profesores y profesoras con la punta del mango, como para que ahora venga el comisario político a juzgar su labor. Otra cosa sería que los propios inspectores se negaran a tal fin. Entonces no le quedaría otra a Blackberry que fusilar a toda la comunidad educativa que trabaja para la educación publica.

No hay comentarios: