viernes, 15 de mayo de 2009

Cuando el que critica es puro


El debate de estos días sobre la nueva ley de ampliación de la anterior del aborto se está haciendo desde un punto de vista bastante machista. Las opiniones sobre la mujer en general se formulan como si abortar fuera algo que una lo hace sin pensar y sin sospesar. Como si no fuera algo traumático y doloroso tanto física como psíquicamente.


Son opiniones en su mayoría de políticos y representantes de la iglesia. Todos hombres que al fin y al cabo no van a tener que abortar nunca ni se van a ver en el problema que le debe ocasionar a una mujer un embarazo no deseado. En superficie y en profundidad se está midiendo el tema como si todos en nuestras casas estuviéramos libres de que nos ocurriera un caso similar. Embarazos no deseados se tienen desde los 16 años hasta que el aparato reproductor de la mujer está operativo. No solamente utilizan la píldora del día después las niñas menores de edad, también puede una adulta necesitarla.


Se están haciendo unos comentarios machistas y proteccionistas como si la mujer por un lado fuera una descerebrada que va a tener relaciones sexuales todos los domingos y el lunes fueran manadas en cola de a una a la puerta de la farmacia para “limpiarse” de un futuro problema. Y las más dolorosas y vergonzosas son las opiniones de mujeres como la presidenta de uno de esos grupos pro-vida ( mas machistas que los propios hombres) donde su opinión aboca al resto de mujeres que posiblemente necesiten ese servicio sin tener que entrar en delito, a compararlas con fulanas y prostitutas. Rebajando a las mujeres que tienen que realizar “servicios sexuales” a lo más vil de la humanidad. Mucha pro-vida, pero poca compasión y comprensión. Espero que nunca necesite la píldora del día después su hija, porque si fuera por mí, no se la serviría.

No hay comentarios: