jueves, 13 de mayo de 2010

Al cesar lo que es del cesar y a dios...... lo que recoja por si mismo!



Las medidas que está tomando el gobierno son como el chocolate del loro. Algunos y yo entre ellos nos damos cuenta que teniendo soluciones Zapatero está equivocándose. Algo que no podíamos imaginar cuando ganó las elecciones. Está claro que la crisis no la ha fomentado este gobierno, esto nos damos cuenta cada vez que nos encontramos en la puerta del banco con un no como respuesta cuando antes todo eran ofertas y también tenemos suerte que esta crisis nos haya tocado con un gobierno de izquierdas, o los recortes hubieran sido de los servicios sociales, sanidad, educación, desempleo y sobre todo de los servicios que nos aseguran un bienestar social.
Pero hombre, lo que no podíamos esperar es que después de una legislatura y media sigamos regalando siete mil millones de euros a la Iglesia Católica año tras año.
Que esté recortando del sueldo de los trabajadores y se lo este dando a manos llenas a la iglesia. Cuando uno es creyente de una determinada creencia, debería pagar una cuota que mantenga a la institución y a sus trabajadores y no que la tengamos que mantener creyentes y no creyentes a base de nuestros impuestos.
Promulgando una ley que hubiera trasformado este país en laico, hoy en día tendríamos siete mil millones de euros mas en nuestras arcas y no necesitaríamos soportar un recorte de sueldos ni tener un debate sobre velos ni cruces. Puede tirar de Iglesia, de cargos de libre designación, de altos cargos, de grandes fortunas, de la banca, pero ha decidido hacerlo de los que le votan y esto tendrá un coste alto para un gobierno de izquierdas que cada día tiene menos ideología de izquierdas.
Quizás lo que podría dar a la Iglesia son los 2.500 euros por maternidad y dar a la sociedad los siete mil millones de euros que da a la Iglesia.

Camps se aberroncha contra el rocaje vivo


Ni la compleja organización social de los grupos familiares, ni el régimen severo de jerarquías ni el claro matriarcado de su manada le va a salvar. Cuenta una leyenda masai que el feo aspecto de las hienas se debe a su insaciable voracidad. Un cuervo con gafas de sol las engañó diciéndolas que la luna se podía comer.
Se reunieron todas las hienas y se subieron unas sobre otras, formando una gran torre. Pero, antes de alcanzar su objetivo, la columna se desplomó y sus cuerpos quedaron tullidos para siempre. Desde entonces, dicen, las hienas no tienen amigos. Sus mandíbulas, capaces de triturar los huesos de un elefante, imponen respeto a los mismísimos leones.
Pero también pueden utilizarlas para agarrar suavemente por el cráneo a sus cachorros cuando los transportan, esto viene a demostrar que estos animales, considerados vulgares saqueadores y asesinos, también tienen su corazoncito. Y ahora está golpeando a gran velocidad, mientras piensa por donde puede uno afrontar la situación en la que jamás imaginaba.
Cuando la corrupción consentida por todos los ciudadanos de esta comunidad año tras año y legislatura tras legislatura ha salido a la luz, nuestro Molt Honorable se ha pasado de nuevo la dignidad por donde amargan los pepinos y nos sale con que es inocente.
El león le preguntó a la hiena: ¿estas herida? Si, y no me queda mucho de vida pero muero feliz porque he librado a la nostra comunitat durante años de los rojillos y sobre todo porque he protegido a la manada y les he dado lo mejor de lo mejor
“No vueles como un ave de corral, cuando puedes subir como las águilas”.
“Lo que hay que hacer, se hace, sin vacilar, sin miramientos, crécete ante los obstáculos Dios y audacia!”.
¿Adocenarte? ¿Tú del montón? ¡Si has nacido para caudillo!
Camino, de Escrivá de Balaguer.